Pasión y Compromiso: El Arte de la Intimidad
 

Un acercamiento vivencial, energético y expresivo para el trabajo en pareja.


Trabajar con parejas desde una perspectiva energética-corporal requiere un nuevo enfoque a la visión convencional de la terapia con parejas. Existen varios componentes clave que distinguen la terapia convencional de nuestra perspectiva energética-corporal. Primero, promovemos que la pareja se mueva de la posición de estar sentados, invitamos a que la experiencia presente se exprese activamente a través del cuerpo. Segundo, intentamos mantener las narraciones a un mínimo, nos enfocamos fundamentalmente a lo que está ocurriendo en el momento y a trabajar con esa energía. Tercero, consideramos que las emociones son el “sine qua non” del trabajo energético-corporal. Esto no es nada más tomar conciencia de los sentimientos, sino abrir la expresión de la amplia gama de emociones humanas. Cuarto, facilitamos que el conflicto sea expresado en un contexto de seguridad y contención que permite que la pareja libere su energía estancada y retenida. Quinto, apoyamos a las parejas en un movimiento emocional que hace péndulo atrás y adelante en el tiempo - Estados regresivos, experiencias en el momento presente, y la apertura hacia los potenciales de aquellas partes que están por emerger (fundamentalmente aquellas partes a las que nos referimos como “El Ser Superior”).

La terapia de pareja rara vez presta atención al rol que juega el cuerpo cuando interactúan las parejas. El deseo de intimidad crea fuertes respuestas emocionales. Estas repuestas están albergadas en la dimensión física y neurológica de cada pareja. Mientras muchas parejas están satisfechas con desarrollar formas funcionales y seguras de interactuar, en este modelo ofrecemos una posibilidad mucho más amplia para aquellas relaciones que sirven al propósito de ayudarnos a desarrollar nuestra capacidad vital por completo. Nuestro modelo toma a las parejas desde sus estados de auto protección guiándolas hacia las emociones expansivas y realizadoras que permiten a cada individuo ser más humano. El modelo invita, de una manera muy estructurada, a la completa expresión del ser apasionado, lo cual incluye: enojo, risa, necesidad y deseo, temor, sexualidad, dolor, remordimiento, empatía, gratitud, compasión y amor.

El entrenamiento combina la enseñanza teórica, la práctica del método, y la aplicación de técnicas, en un formato de trabajo en pequeños grupos. Es también una intención central el promover en los participantes un profundo proceso de desarrollo personal. Consideramos que realizar el propio proceso individual alrededor del tema de las relaciones interpersonales, es una parte vital del entrenamiento. Explorar y adquirir conciencia de las maneras en que operamos en nuestras relaciones íntimas, nos permite funcionar más efectivamente dentro del campo de energía compartida que se crea cuando trabajamos con parejas.

Tel. 10878690